ADVERTENCIA

Cualquier similitud con la realidad puede llegar a ser una mera
coincidencia... jejeje...


domingo, 4 de octubre de 2009

El señor acaba de morir

Un día la teleoperadora estaba trabajando, aguantando quejas irresolubles de clientes enojados cuyas llamadas entraban a su interno por desborde de los internos de atención al cliente. La tarea original de esta teleoperadora, era llamar a clientes, no recibir sus llamadas, pero estas cosas pasan en los call center de servicios. En fin. En cuanto pudo realizar un llamado a un cliente que había solicitado la baja del servicio, con la intención de ofrecerle algo bueno para recuperarlo, preparó su garganta para que le saliera la mejor voz posible, escuchó los rings del teléfono sonando en a casa del cliente, y la atendieron.
-Buenas tardes, habla Pirula de la empresa Pirulinvisión. ¿Se encuentra el señor Pepe R.?
De otro lado de la línea se hace un silencio insostenible.
-¿Hola?…¿Hola?...-insiste la teleoperadora-_¿está en línea?
Del otro lado, una voz llorosa le dice:
-¿Qué necesita señorita?
-Yo quería hablar con el señor Pepe para ofrecerle un beneficio especial para continuar con el servicio ¿Con quién tengo el gusto de hablar?
-Con la viuda de Pepe señorita, se acaba de morir, estamos esperando a la gente de la cochería… - y la mujer irrumpe en llanto…
Ups… ¿Qué hace la teleoperadora en un caso así?
Pide disculpas, acompaña el sentimiento, balbucea monosílabos entrecortados, y corta.
Este trabajo es una real cajita de sorpresas…

¡Andate a la....!

En ciertos momentos del mes, las bases de datos se agotan y los teleoperadores llaman cien veces al mismo cliente.
Los clientes se ponen muy molestos, pero no tienen idea de lo molestos que se ponen los teleoperadores, porque están obligados a rellanar, y rellanar, y rellanar… en fin
Uno de esos días, el sistema automático de telefonía, le marca a la teleoperadora el número de un cliente de esos…
-Buenas tardes, habla Pirula de Pirulivisión, ¿Hablo con Moncho G.?
-Si Pirula de Pirulivisión…¿porqué no te vas un poco a la c… de tu madre?
Y corta, el abonado, mal educado… ¡Cómo si a la teleoperadora le dieran ganas de estar llamándolo cada rato! ¡jo-der!

lunes, 14 de septiembre de 2009

El día de la china

A la teleoperadora de tanto en tanto le suman actividades a las que ya domina. De repente, un día, tiene que empezar a hacer soporte técnico de Internet, con una capacitación previa , intensiva e insuficiente de una jornada.
La teleoperadora, que ya viene medio limada, de más está decirlo, pone su mayor empeño en aprender, y se memoriza las ip’s correctas, las configuraciones de correo pop3, los niveles correctos de upstream y downstream, y se mune de un machete en powe point sobre el uso del sistema para medir niveles de carga y descarga, y para comprobación de navegación del usuario.
Obviamente, tiene bien aprendido, que antes de realizar cualquier acción de soporte técnico, debe sugerir apagar el modem por tres minutos y volver a encenderlo.
Con todo esto, la operadora reza fervientemente para que no le caigan casos de soporte técnico… pero parece que sus rezos son desoídos.
Llama a un cliente para preguntarle como funciona el servicio. La cliente es china, entiende poco y a ella no se le entiende nada, pero entre extraños monosílabos, la operadora entiende que desde que le instalaron el servicio, la cliente no alcanza la velocidad de conexión contratada. Le explica lo de apagar y prender… ella no entiende… Luego de unos minutos de intentar a toda costa llevar una conversación, cabe aclarar que a la teleoperadora le está prohibido cortar la comunicación con el cliente por cualquier motivo, la señora china va en busca de su amiga y vecina que habla español y la pone al teléfono. ¡Bien! Desenchufa y enchufa el modem, y nada, la cosa sigue igual. Entonces, la teleoperadora le pide a la improvisada intérprete que si bien no habla chino, parece que se entiende bien con la señora oriental, que le haga escribir en la barra de direcciones de su IExplorer la dirección del site de prueba de velocidad:
-“Escriba http://
-“No… espere-dice la intérprete – No sabe como escribir eso… no sabemos donde está la letra “h”
La teleoperadora en ese punto, está al borde de un ataque, y sin entender muy bien como venía la cosa, le dice:
-“La letra “h” está en el fila del medio del teclado donde están las letras del alfabeto, en el sexto lugar de su izquierda a su derecha…
-Ah… espere…
Luego de unos segundos, la mujer dice:
-“No, no está…
-“Tiene que estar- dice la teleoperadora respirando profundamente
-“No, no está, porque el telado tiene las letras en chino, y cuando apretamos la posición que usted me dice, sale un dibujito chino en la barra de dirección, pero de la “h”, nada…
¡Así no se puede!
¡Un curso de idioma chino por aquí por favor…!... y sería lo único que nos estaría faltando…